COVID-19 le arrebata la vida a uno de cada cuatro californianos en asilos

Susana Hernández ha trabajado por 14 años como cocinera en un hogar para ancianos y personas discapacitadas en la ciudad de Davis, California. 

“Al igual que mis compañeros, me contagié del virus y desafortunadamente lo llevé a mi casa e infecté a mi hija de 13 años y a mi hermano. Fueron semanas muy difíciles para mí y mi familia, ya que soy madre soltera y el sustento de mi hogar”.