Este artículo está relacionado con todo el PROTECT Plan.

Por: Araceli Martínez Ortega, La Opinión, 04 de Mayo 2021

Muchos adultos mayores perdieron la vida en los asilos de California debido a COVID. (Getty Images/AFP)

Susana Hernández ha trabajado por 14 años como cocinera en un hogar para ancianos y personas discapacitadas en la ciudad de Davis, California. 

“Al igual que mis compañeros, me contagié del virus y desafortunadamente lo llevé a mi casa e infecté a mi hija de 13 años y a mi hermano. Fueron semanas muy difíciles para mí y mi familia, ya que soy madre soltera y el sustento de mi hogar”.   

Las largas jornadas por falta de personal y de equipo de protección contra COVID-19, crearon una situación muy crítica en los hogares para adultos mayores el año pasado durante el pico de la pandemia, infectando a los residentes más vulnerables y a la mayoría de los trabajadores.

Aunque aumentaron las medidas de seguridad y control del virus, Hernández consideró que aún no son las suficientes. “Hay días en los que no tenemos ni jabón para lavar los platos. Seguimos con escasez de personal, y si una persona cae enferma, la quitan simplemente del horario”. 

Debido al alto número de infecciones y muertes por coronavirus que se presentaron en los asilos de California, una coalición de legisladores, trabajadores y defensores de los ancianos y personas con discapacidades, se unieron para apoyar un paquete de reforma legislativa en Sacramento que busca hacer estos hogares más seguros y llevar justicia a los adultos mayores.

Miles de ancianos se contagiaron de COVID-10 en los asilos. (EFE)

Uno de cada cuatro californianos perdió la vida por la pandemia de COVID-19 en un asilo. Una tragedia que empeoró porque la industria de los asilos con fines de lucro falló en mantener seguros a nuestros seres queridos”, dijo Pat McGinnis, directora de la organización California Advocates for Nursing Home Reform. 

Agregó que los hogares para ancianos en California se han convertido en lugares peligrosos, atrapando a los pacientes y a sus familias en un sistema que se basa únicamente en las ganancias, no en una atención de calidad.

Más de 13,000 vidas se perdieron en un año, y es aún peor para los californianos afroamericanos y latinos”.

Un estudio del Journal de la American Medical Association sobre las muertes en los asilos, encontró que “los hogares de ancianos con las proporciones más altas de residentes no blancos, experimentaron 3.3 veces más decesos por COVID que las residencias para adultos mayores con los niveles más grandes de residentes blancos.

Solo en el condado de Los Ángeles, más de 49,000 casos resultaron en 3,600 muertes en los asilos”, dijo el asambleísta Reginald Jones-Sawyer.

“Por eso presenté la AB 1042 para cerrar un vacío existente que ha sido explotado por los dueños de los asilos para escapar de su responsabilidad y proveer una atención deficiente. Los asilos especializados y sus intereses comerciales deben ser responsables de proteger a los californianos vulnerables”.

Legisladores de California quieren proteger a los ancianos que viven en asilos. / Archivo.

Propuestas de ley en Sacramento

AB 650: Ley de transparencia empresarial en el cuidado de personas mayores. Requiere que los hogares de ancianos presenten estados financieros anuales, lo que le da al estado y al público más transparencia en los pagos de los hogares de ancianos.

AB 279: Prohibición del desalojo de residentes durante la pandemia. Prohibiría al propietario de un asilo transferir a un residente a otra instalación durante cualquier estado de emergencia relacionado con COVID-19, excepto si se declara en quiebra. 

AB 323: Multas para asilos. Las quejas presentadas contra hogares de ancianos en California se encuentran en niveles récord. La falta crónica de personal, los despidos inapropiados y las prácticas deficientes en el control de infecciones, contribuyeron al desastre que se produjo en los hogares de ancianos en el 2020. La AB 323 actualiza las multas para los operadores de los asilos que sean negligentes en el cuidado de ancianos y personas con discapacidad.

AB 749: Certificación de directores médicos de hogares de ancianos. El 25% de las muertes por COVID en California se han producido en los hogares de ancianos. Muchos de estos fallecimientos podrían haberse evitado con una modesta capacitación de los directores médicos. Algunas instalaciones tienen directores médicos que carecen de las calificaciones para el trabajo. Este proyecto de ley requerirá que los directores médicos de hogares para ancianos estén certificados por la Junta Estadounidense de Medicina de Cuidados de Recuperación y a Largo Plazo. 

AB 849: Derechos de los residentes de hogares de ancianos. El año pasado, la Corte Suprema del estado dictaminó que los hogares de ancianos que violan los derechos de los residentes solo pueden ser considerados responsables por un máximo de $500, independientemente de cuántos derechos violen y cuán atroces sean esas violaciones. La AB 849 restaurará la responsabilidad de los asilos hasta de $500 por violación, de modo que los infractores tendrán que responder por cada abuso a los derechos de los residentes.

“La AB 840 salvaguarda los derechos de los ancianos de California al clarificar que hasta $500 se pueden otorgar por violación de derechos. De esta manera, podemos equilibrar la balanza de la justicia y garantizar que aquellos que dañan a nuestras personas mayores rindan cuentas y que dicha responsabilidad sirva de disuasión para los demás”, dijo la asambleísta Eloísa Reyes, autora de la medida.

 AB 1502: Reforma de la propiedad y la gestión de asilos. Fortalecerá la autoridad del Departamento de Salud Pública para detener el predominio creciente de las cadenas de asilos privados que operan sin una licencia.

Este paquete legislativo de reforma es apoyado por la AARP, California Advocates for Nursing Home Reform, SEIU California, Consumer Attorneys of California, California Association of Long Term Care Medicine, Disability Rights California, y el Geriatric Circle.

Previous post New reform measures target fraud, kickbacks in California’s end-of-life care industry